Tricicle. Joan Gracia y Paco Mir

 

Triciclo el gesto de reír

Carles Sans es un 33,3 periodo de esos casi treinta años que lleva junto a Joan Gracia y Paco Mir con Tricicle fabricando tiempos de risa con siete espectáculos que han recorrido todo el mundo. En Garrick homenajean al primer cómico que fue consciente de su labor como quitapenas, y  reinventan su humor sin palabras para analizar la risa como terapia, mientras activamos los cuatrocientos músculos que se ponen en funcionamiento cuando reímos.

¿Qué se encuentra el público que ve Garrick? Hay un público que sabe perfectamente qué es Tricicle y lo que se va a encontrar. Sabe que va a estar prácticamente todo el tiempo que dura el espectáculo riéndose, a través de un género distinto, muy nuestro, basado en un ritmo muy rápido, en la sorpresa, en un planteamiento distinto donde no utilizamos la palabra, sino el gesto, y donde el ser humano se convierte en el filón principal del que nos alimentamos. Somos representantes de un tipo de humor muy universal. Aquellos que nunca han visto a Tricicle, salen muy sorprendidos.

Habéis utilizado técnicas dramáticas hasta ahora inéditas en Tricicle. Una de las cosas que nos preocupa mucho cuando preparamos un espectáculo nuevo es que aún conservando el sello Tricicle, queremos ofrecer cosas diferentes. El uso del audiovisual, ya estaba en Sit, y aquí hemos empleado también elementos del cómic, y máscaras. Son aportaciones con una intención de plantear cosas nuevas, ya que lo peor que le puede ocurrir a un artista es que se plagie a si mismo.

¿Por qué decidisteis emplear el silencio en lugar de la palabra para hacer reír? Fue un poco circunstancial, eran épocas en las que los tres estábamos en el Instituto del Teatro en Barcelona. A partir de una serie de influencias, nos interesamos por el gesto. Es una perspectiva quizás más complicada porque prescindir de la palabra en teatro es mucho, pero encontramos un terreno apasionante por descubrir.

¿Qué es lo que más cuesta de hacer reír sin palabras? Hay cosas que la única manera de expresarlas es a través de la palabra, el gesto, si bien es un lenguaje rico, tiene sus limitaciones. Nuestra manera de representar las situaciones se basa en individuos que parece que pudieran arrancar a hablar de un momento a otro y sin embargo, la situación resulta verosímil si entre ellos no se comunican a través de la palabra. Nadie sale de un espectáculo de Tricicle preguntándose por qué no hablan, se acepta como algo posible.

¿A ti qué te hace reír? No soy espectador fácil a la hora de ver un espectáculo, porque no tengo esa frescura que tiene el público. Cuando veo un espectáculo de humor estoy más pendiente de cómo se ha llegado a ese gag, que disfrutar del propio gag, y sin embargo, paralelamente, me hace reír una persona que de repente resbala.

¿Ante qué no guardarías silencio nunca? Ante la injusticia, y sobre todo ante la prepotencia, no soporto la chulería.

¿Qué te hace enmudecer? A lo largo del día, hay tantas cosas que te dejan perplejo... enmudezco ante la desgracia de muchas personas que viven entre nosotros y arrastran fatalidades. Viendo esto, quejarse no tiene sentido.

Texto: Laura Aragoneses

 

Tricicle: el gesto de reír