Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Cuando la música murió

Por Paloma F. Fidalgo

Lo decía Don McLean en American Pie: cuando Buddy Holly murió (el 3 de febrero de 1959), la música murió. Junto a Holly viajaban Ritchie Valens y Big Bopper, y en torno a este último gira, en gran medida, la segunda novela de Jim Dodge, ahora reeditada por Alpha Decay, que ya publicó Stone Junction de este autor. Se trata de una road novel musical que reconstruye una época, de una narración entretenida, reflexiva y original.

No se desvanece · Jim Dodge (Ed. Alpha Decay)

Cuando la música murió