Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
Componer electrónica en colegios
 
Por Rebeca Queimaliños
 
El músico y productor Suso Saiz, en las páginas de esta misma revista, dice que 'nuestro sistema educativo no está interesado en la música'. Esta podría ser una historia sobre la excepción. Sobre cómo a veces las buenas ideas se ejecutan, aunque sea a pequeña escala. En este caso, desde un instituto de la sierra de Madrid. Un grupo de adolescentes de Cercedilla -de entre 11 y 13 años- se escapa a la montaña casi- todas las semanas para inspirarse, captar sonidos de la naturaleza, registrarlos en tablets y crear composiciones musicales a través de herramientas digitales. 
 
Este laboratorio musical, becado por la Fundación Daniel y Nina Carasso e implementado en el IES Las Dehesillas, es un proyecto coordinado por el colectivo de arte y música Menhir, es decir, Coco Moya e Iván Cebrián. Dos artistas que fusionan arte plástico, electrónica y naturaleza desde hace cuatro años. En 2013 se instalaron en una aldea de León absolutamente incomunicada y, durante quince días caminaron, realizaron sesiones de improvisación y grabaron un disco.
 
 
Esa experiencia es el germen del proyecto. 'La idea era plantear una metodología de enseñanza fuera de los estándares clásicos. Promover la creatividad a través de actividades estimulantes. Nosotros entendemos la enseñanza como un proceso que ocurre en comunidad de manera holística y horizontal. El placer de hacer'.
 
La idea no es impartir una asignatura, si no generar un espacio en el que se intercambian conocimiento y se experimenta. 'Damos las pistas, pero son ellos los que crean, no existen roles'. El proyecto tiene una duración de tres años que compaginan con proyectos personales en museos o festivales con la base en la artes plásticas, la tecnología y la naturaleza. Son una rara avis en la educación de este país. Ojalá dejen de serlo.   

Componer electrónica en colegios