Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
Capturar el cielo
 
Por Bárbara Vidal 
 
Solimán López (Burgos, 1981) es media artist, fundador del Harddiskmuseum y director de I+D+i en ESAT (ESAT LAB), además de coleccionista de azules y padre de la obra CELESTE. CELESTE es una baliza, un sistema que mira al cielo abierto y recoge imágenes de él, las envía a un servidor y éste devuelve una toma de tres colores. Con esos tonos, un algoritmo diseñado por Solimán genera un nuevo paisaje a través de degradados. Cada minuto, emerge uno nuevo. Ya ha capturados azules en Valencia, París y Londres. 
 
'CELESTE habla de lo imposible humano. De la incapacidad de comprender lo que nos rodea porque, definitivamente, no estamos preparados fisiológicamente para ello. En nuestra codificación genética dejaron esa casilla sin rellenar, para que no fuéramos más listos que nuestros creadores', comenta. Su misión tiene un sentido más poético que estético: 'La pieza registra un cielo minuto a minuto para convertirlo en una metáfora digital, donde el color es la poesía visual que nos indica el estado de las cosas, si está nublado, si llueve, si hace frío, si es de día o de noche...'.
 
La obra está inspirada en los impresionistas y los románticos (Friedrich, Turner…), en su voluntad por captar los ambientes lumínicos, los instantes de luz y color y su cambio constante. Porque, ¿se puede llegar al alma con un lenguaje digital?: 'Una vez que has interiorizado de manera profunda este lenguaje, viendo el código alfanumérico en vez del 'azul Klein' (#002fa7) o los tonos RGB en un amanecer, es cuando surge mentalmente la poesía, en este caso asignada al lenguaje digital y las nuevas tecnologías. Mantener una mirada infantil ante los avances tecnológicos y cuestionarse cómo son construidos es una gran fuente de riqueza conceptual y creativa que nos ayuda a entender de qué están hechas las cosas, de qué estamos hechos nosotros, de código, al fin y al cabo'. 
 
¿Un artista venido del futuro o es que ya estamos en este?: Siempre se ha dicho que el arte tiene una mirada fija puesta en lo que vendrá, pero hoy esa es una mirada en tiempo real, vinculada más que nunca con el presente, y cuando disfrutamos de lo que entendemos que es nuevo, rápidamente emerge esa 'actualización' del sistema que nos sorprende. Lo importante no es sentirse hoy en día un artista de futuro, si no pensar que en el futuro todo es posible, como ya se ha venido a demostrar en muchas ocasiones.
 
¿Estamos en el futuro del arte? Verdaderamente no, todavía el arte está muy anclado a las vanguardias y esa mirada tan matérica de la producción artística deja de lado algunas producciones no tan visualmente evidentes. En cualquier caso, lo que está claro es que el futuro es la luz. De pantalla, de holograma, de lente de realidad virtual o de imagen cerebral proyectada por nuestra retina digitalizada. El futuro nos deparará muchas y grandes cosas y nos está generando una responsabilidad añadida. Ahora mismo es más importante configurarse como un ciudadano de futuro que como un artista. Nuestra figura, como 'intelectuales' radica en darle sentido a toda esa tecnología para construir un futuro amigable y no armas autómatas”.   

¿Es posible capturar el cielo?