Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
La analista de mercados
Blanca García Henche
Por Paloma F. Fidalgo
 
Año y medio de investigación y algún kilo extra, 'a base de comprar en cada puesto, recabando datos primarios', han dado como resultado ¡Nos vemos en el mercado!, una de las pocas guías que le toma el pulso al reverdecer de los mercados municipales de Madrid. 'Tienen gran interés sociológico. Son patrimonio cultural, dan personalidad a los barrios y dicen mucho de una cultura, de su alimentación, de sus nacionalidades', explica García Henche, Vicedecana de la Facultad de Ciencias Económicas y Turismo en la Universidad de Alcalá. 
 
Entre otros fenómenos que se han dado, 'se ha alimentado la apertura en los mercados de tiendas especializadas desconocidas hasta ahora en estos templos: tiendas de café, de té, de pasta… Detrás de ellas están, a menudo, emprendedores jóvenes que han visto en el mercado una oportunidad de negocio, porque tener un puesto en él, en términos de alquiler, es mucho más barato que en la calle', señala. También que los mercados reflejan las nacionalidades predominantes de una ciudad. 'Un buen ejemplo de ello es el de los Mostenses, que tiene una planta entera con puestos dedicados a la alimentación asiática y latina', destaca, o en el de San Fernando, 'que alberga un puesto del que yo soy clienta habitual, un puesto africano que hace ropa y telas a medida'. 
 
Para esta experta que ha recorrido los mercados de medio mundo, estos son 'un patrimonio cultural, en muchos casos material (por el interés de su edificio) pero también inmaterial (por el trato personalizado que brindan, la calidad de los productos…)'. En España, además, tienen una singularidad: 'mientras los mercados de abastos están desapareciendo en todo el mundo, y se mantienen uno o dos en cada ciudad, aquí proliferan, solo en Madrid hay más de cuarenta. Hasta hay una empresa turística que organiza visitas y lleva a los visitantes a conocerlos, a hacer degustaciones de vermut, de jamón…'
 
La semilla la pusieron los espacios de restauración: 'Permiten al mercado tener un público más intergeneracional que se reparte por distintos tramos horarios y días. Es bueno también que, en estos restaurantes, los proveedores suelan ser los propios mercados. Por ejemplo, el restaurante Yokaloka del mercado de Antón Martín, uno de los mejores japoneses de Madrid, compra el pescado en un puesto del mercado. También tienen como proveedores puestos del propio mercado, el de Vallehermoso, en el recomendable Kitchen 154', además de suministrar sus productos a otros restaurantes cercanos: 'Por ejemplo, en Antón Martin está el proveedor de Lardy'. 
 
Además de dinamizar los barrios, y ser 'punto de encuentro entre vecinos', representan la proximidad y la personalización de los servicios, 'porque las personas que están en los puestos tienen un mayor conocimiento del producto y del cliente. Además, tienen a favor que el consumidor está cambiando, ya tiende a cuidar su alimentación, preocupándose por consumir productos frescos y de temporada, que es lo que define al mercado de toda la vida, donde nada está plastificado y todo tiene muchísimo olor (cosa que, por cierto, están copiando ahora las grandes superficies)'. 
 
Y no olvida destacar el apoyo público: 'El Ayuntamiento está siendo fundamental en la revitalización de los mercados', y señala, en particular a Concha Díaz de Villegas. Y sobre su papel destaca que 'hay un plan de restauración' y 'que se ha generado una marca, Mercados de Madrid, y una web informativa. Y es que la aportación económica de los mercados es potente, por alquileres, vados…'  
 
Sus puestos destacados
 
Antón Martín: 'De La trastienda de Espronceda, me encanta el trato, las empanadas y la tortilla; también el italiano Fiaschetteria La Saletta, Benito Aperitivos, la vermutería Latazo y Majo’s Food, un puesto especializado en crepes; y me encanta la tienda de algas'.
 
Vallehermoso: Destaca el espacio de la cooperativa Día de Cosecha. 'Son productores de la cámara agraria, y sirven productos de proximidad”. Hay un puesto de café muy recomendable, Randall Coffee, donde, además de comprar, puedes tomarlo'. 
 
San Fernando: 'hay varias barras de picoteo muy interesantes, y en particular un puesto portugués, Mercado de Lisboa'. 
 
La Paz: 'la frutería Mari Carmen es excelente. También Matteo Cucina, especializado en comida italiana'. 
 
Barceló: 'la frutería Entre Col y Col, con muy buena relación calidad precio, y el corner de café Mamamery'. 
 
San Antón: 'la charcutería Octavio, sin duda una de las mejores de Madrid, con una selección de quesos espectacular'. 
 
Y de todos ellos, destaca un tipo de tienda que prácticamente solo existe en los mercados: 'las tiendas de variantes (aceitunas, encurtidos, boquerones en vinagre…)'.  

La analista de los mercados