Advertisement

Un joven chapero que basa sus días en conseguir algo de dinero vendiendo su cuerpo, deambular por las calles, y buscar el afecto en los cuerpos de sus clientes y de sus compañeros.

Río Babel llega a su tercera edición, del 4 al 6 de julio en IFEMA.

The House of Peroni llegó por primera vez a Barcelona, para mostrar su exclusiva y dinámica mezcla de artistas, creativos y tendencias. 

Baileys estrenó su Baileys Treat Bar, ubicado enla azotea del Bastardo Hostel (San Mateo, 3)

<
>

Teatro

Future lovers,

un documental teatral sobre los millennials

Vuelve a los Teatros del Canal Future Lovers, el último montaje de la internacionalizada compañía La Tristura (o lo que es lo mismo, Itsaso Arana, Violeta Gil y Celso Giménez), en el que, fieles a su espíritu experimental, el grupo traslada el género documental a la escena.

La obra se vincula a Materia Prima, que la compañía estrenó en 2011, con cuatro niños de, entonces, diez años. Gonzalo Herrero y Siro Ouro son dos de ellos, que ahora tienen 17 años y forman parte del elenco de Future Lovers. El montaje es “un ejercicio de imaginación del futuro”, explican los creadores, que discurre en las fronteras entre la ficción y la realidad para tomar el pulso generacional a un grupo de adolescentes, utilizando la propia voz de éstos, y analizando así “cómo este nuevo mundo tecnológico está modificando la forma de relacionarnos, de comunicarnos, de tocarnos, de amarnos”.

La compañía intentará responder a incógnitas como qué ocurre “cuando la violencia y la sexualidad forman parte, ya para siempre, de tu cuerpo”, o cómo “afectan esas primeras decisiones al resto de tu vida”. O si es “diferente ser adolescente” para las generaciones que lo son ahora respecto a sus mayores, y “hacia dónde nos dirige eso”. Riesgo y libertad son los pilares sobre los que se sostiene Future Lovers, una ventana abierta a la vida de seis jóvenes que surfean la frontera vital que son los 18 años. Millennials que manejan un cargamento de información como el que no había manejado ninguna generación anterior. El reto está en su capacidad crítica para discernir lo útil de lo inútil, aunque esta obra está muy lejos de querer ser educativa; es más bien contemplativa, es detenerse a ver qué pasa en esos cuerpos y esas mentes con toda esa información que manejan.

Con sus dos últimas piezas, CINE y Future Lovers, ambas estrenadas en Teatros del Canal, La Tristura alcanza una sólida madurez creativa, por frágiles que puedan parecer sus obras. Es parte de su poética. Al finalizar la función del viernes 14 de diciembre habrá un encuentro con el público. Además de las funciones programadas para el público, este montaje está en campaña escolar.

 

Teatro: Future lovers, un documental teatral sobre los millennials