Advertisement

  • MÚSICA
  • The Crab Apples, la cultura sí que es política
  • Por Andrés Castaño

Son un cuarteto joven de Barcelona en plena expansión tras más de 50 conciertos en este año. Beben de la tradición musical anglosajona, y volvieron a Madrid para tocar el en Siroco.

La pasión por la música corre por sus venas desde su adolescencia. Carla Gimeno (voz y guitarra), Laia Alsina (guitarra) y Laia Martí (bajo) se conocieron en el Instituto de Sta. Eulàlia de Ronçona, en el Vallès Oriental. “Con 14 años surge la idea de crear una banda. Éramos adolescentes y veíamos lo típico: películas americanas de bandas que ensayan en un garaje, a lo Lindsay Lohan y Hilary Duff. Empezamos a ir a una escuela de música relativamente nueva en la que ofrecían clases. Más tarde se unió el Mauro (Cavallaro, batería). Teníamos una misma inquietud de escribir canciones y pasarlo bien. La cosa fue cogiendo forma y ahora también consiste en pasarlo bien, pero implica otras cosas, como ir de gira en furgoneta”, nos comenta Carla por teléfono.

Su nombre, The Crab Apples, demuestra su inocencia inicial, nombre asignado en su adolescencia. “No tiene un fondo detrás, ni un significado escondido. Simplemente nos gustó su sonoridad. Ahora sí que tiene sentido porque venimos de pueblo, no somos urbanas, sino que somos más silvestres. Justo al lado de la escuela de música en la que estudiábamos están creciendo manzanas silvestres. Al final las cosas se han alineado. Ahora no tendría mucho sentido que nos cambiáramos el nombre”, zanja Carla.

Ella es la que compone y desarrolla las melodías. Y comenta que una de sus fuentes de inspiración es ir a conciertos. “De cada concierto que voy cojo nuevas ideas. Veo cosas que hacen, formas de componer o de producir las canciones. Es lo que más me anima a probar cosas con la guitarra. O vivir la vida, que eso ya te inspira”, reconoce.

Han teloneado a bandas como The Beach Boys, Nada Surf, L.A o Sidonie. Y han sido remezcladas por Ley DJ, que ‘afiló’ su éxito Open your eyesconvirtiéndolo aún más en rompepistas. Tras su disco más celebrado, A drastic mistake(Hidden Track, 2018), decidieron prolongar su efecto y homenajear aquel disco publicando su último EP, More Mistakes (Hidden Track, 2019) con el que han dado más de cincuenta conciertos en este año. “Hoy en día se consumen, sobre todo, singles. En los discos, las primeras canciones son las más escuchadas, y las últimas las que acaban sin ser apenas escuchadas. Acaban un poco en el olvido. Con la versión acústica de Wicked memory, pensamos que podíamos llegar a otros públicos que no sabían quiénes éramos, y no nos habían escuchado aún. Y así abrirnos un poco”, reconoce Carla.

Sobre el papel de la cultura en la sociedad opina que “cultura sí que es política. Cualquier decisión que tomas en tu día a día, también es político. Nosotros sí que tenemos algunos matices políticos en nuestras letras. No hablamos de partidos explícitamente. Pero sí que creo que mostramos las cosas que nos molestan, puede que la gente no se entere porque cantamos en inglés. Pero eso está ahí. Cuando estamos enfadadas con alguna cosa. Utilizo mucho las letras para desahogarme”, reconoce Carla.

 

MÚSICA: The Crab Apples, la cultura sí que es política