Hay tardes que no serían lo mismo sin ellos, ni aperitivos, ni algunos libros, ni muchas películas… Y lo que seguro que no sería lo mismo sin ellos es el 13 de mayo.

La galería Cámara Oscura hace visible el fascinante trabajo de Hugh Mangum (Durham, EEUU, 1877-1922), hoy día considerado como “el fotógrafo que unió a América”.

El artista español Gonzalo Sicre, estrenó su obra 'El mapa infinito' en una inauguración virtual que tuvo lugar el pasado sábado 9 de mayo.

<
>
  • GASTRONOMÍA
  • Artesanía repostera de Horno San Onofre, cada producto, una historia
  • Por EDM · Fotografías por Studio Torden

Origen, tradición, calidad y respeto por la materia prima. Todo ello cocinado al fuego lento del amor, la pasión, la honestidad, la innovación y la creencia de que siempre se puede ir un paso más allá. Así es San Onofre y las almas que lo dirigen, una Casa marcada por unos orígenes y por la historia. Una historia que ha dado lugar a muchas otras y cada una ellas, a su vez, a un producto. Un producto que este año rinde homenaje a la ciudad que lo vio nacer y crecer: Madrid.

Son artesanos reposteros y son contadores de historias. Cada producto forma parte de un engranaje que se mueve a ritmo de calendario, de tradición y de materia prima de temporada. Cada producto contiene una gran historia impregnada por un momento del año, un instante cultural o una festividad.

San Onofre va más allá de las personas, pero las personas que lo dirigen son mágicas, todas y cada una de ellas y con su varita y a través de la repostería son capaces de tocarte el alma, incluso cautivarte los sentidos. Las hermanas Ana y Mónica Guerrero dirigen este negocio que las vio crecer y en el que ellas mismas crecieron y que fundaron sus padres en 1972 en la madrileña y céntrica calle San Onofre de Madrid.

A día de hoy cuentan con cuatro Obradores propios (San Onofre 3, Mayor 73, Hortaleza 9, Hernani 7), un puesto maravilloso en el Mercado San Miguel y una tienda en Nagasaki, sí, Japón.

Y, como no podía ser de otra forma, cada año, en los escaparates rinden homenaje a la ciudad de Madrid. Y lo hacen a través de dulces esculturas y con las mejores materias primas: una Puerta de Alcalá con almendras marcona de Alicante, un Palacio de Cristal con piñones castellanos y con harina de Tardienta de la comarca de los Monegros u Osos y Madroños con pistachos sicilianos...

Este año el edificio elegido es el edificio Metrópolis, una de las obras más admiradas e inspiradoras de la ciudad, que vendrán acompañadas de un proyecto de escaparatismo creado ad hoc para estas Navidades, en las que además de otras muchas sorpresas, no faltará su famosísimo e imprescindible Roscón de Reyes, acompañado, como cada año, de una corona de rey mago, con la que esta vez homenajean a Madrid.

Porque Madrid es San Onofre y San Onofre es Madrid, el origen de toda una historia que dio lugar a otra muchas y a otras que quedan por venir. 

LAS SORPRESAS DEL ROSCÓN

El cronista madrileño Mesonero Romanos cuenta con detalle la leyenda que aquel que encuentra el haba, debe pagar el roscón, eximiéndose de responsabilidades durante todo el año; pero el que encuentra la figura, se corona como rey, y debe asumir la responsabilidad de los destinos de los suyos durante todo el año. Por ello, como ya es tradición en San Onofre, con cada roscón se incluye una corona de rey mago.

pasteleriasanonofre.com

 

GASTRONOMÍA: Artesanía repostera de Horno San Onofre, cada producto, una historia