<
>

La cinta blanca de Michael Haneke con Christian Friedel, Burghart Klaußner...

Sucia pureza

Hablar de una película de Haneke supone, de entrada, tener en consideración que es uno de los mejores cineastas en activo del mundo. Suyas son La pianista o Código desconocido. Es un maestro. Y La cinta blanca, por la que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes, es otra muestra de su talento descomunal.
Aborda el nazismo sin hablar jamás de él, retratando a la sociedad alemana anterior a la aparición del Maligno. A través de los extraños sucesos que acaecen en un pueblo perdido aparentemente idílico el cineasta, de forma sutil pero contundente, realiza un fastuoso alegato contra la idea de pureza, simbolizada por esa cinta blanca del título. Las sociedades convencidas de su propia virtud y que no aceptan como normal la diferencia e incluso la transgresión están condenadas a su autodestrucción, dice el director en este filme de casi tres horas, bellísimamente rodado, cuyas imágenes permanecen pegadas a la memoria del espectador. No en vano está plagado de recovecos y misterios que realzan su condición de obra maestra.

Texto: Juan Sardá
La cinta blanca (Das weisse Band)
Estreno: 15 de enero


Sucia pureza