Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Música en crudo. Por Javier Gallego

Por Paloma P. Fidalgo

No es la primera vez que Javier Gallego busca más itinerarios que la radio y las columnas de opinión para dejar al desnudo sus preocupaciones sociales. Su nuevo poemario, El grito en el cielo (Arrebato Libros) sigue a otro más personal, Abolición de la pena de muerte, que publicó en 2013 y a ensayos y cuentos. Crudo, como se conoce a este periodista por su programa Carne Cruda, ejerce también de batería en Forastero, una banda instrumental de jazz punk que acaba de debutar con El submarinista en el tejado. Nos recomienda lo mejor que viene en el terreno musical. 

¿Dos bandas imprescindibles para 2017? Flaming Lips, que siempre tienen alguna marcianada nueva y Rufus T. Firefly, que pueden confirmar las buenas vibraciones de su anterior disco. 

¿Alguna otra banda española con especial proyección? León Benavente. Han dado en la tecla poniendo banda sonora político sentimental a estos tiempos convulsos que corren y Maika Makovski porque es una de las voces más prodigiosas de este país y con su nuevo formato acompañada por el Brossa Quartet, un cuarteto de cuerdas, es sublime. 

¿Concierto o festival que no te perderás en 2017? Espero ir a Mad Cool porque me lo perdí el año pasado y no suele haber oportunidades en Madrid de ver juntas a tantas bandas grandes. 

Música en crudo. Por Javier Gallego