Advertisement

Fotografía de Francesc Capdevila

Dibujar en Papel Pautado

Max


Ha sido el primer dibujante en recibir el Premio Nacional de Cómic, en 2007. Un dibujante esencial, un ilustrador sin igual. Francesc Capdevila ha diseñado cárteles, acompañado libretos y portadas de discos, realizado videoclips, creado una revista vanguardista. Y siempre a mano.

Comic de Francesc Capdevila

¿De qué forma ha servido el cómic como contracultura?
Romper tabúes, eso hicieron Robert Crumb y compañía. Incorporar a las temáticas del cómic las partes más “oscuras” de la sociedad: el sexo, los submundos diversos de las clases sociales, la autobiografía como exploración de los propios submundos de la psique del autor…

¿Cuáles son las claves para entender los inicios de Max en el cómic?
Fácil: yo era un adolescente al final del franquismo. Se anhelaba la libertad política y personal. Yo empecé en ese trasfondo.

¿Qué significó realizar la adaptación de El Capital de Marx?
Nada especial, fue un trabajo de encargo. Nunca fui marxista, aunque todo lo que decía Marx era –y sigue siendo- más que razonable.

¿Bardín el superrealista representa de algún modo el Max actual?
Eso espero. Hace años que ya no acepto hacer cómics de encargo. Por tanto, todo lo que firmo lo hago con todas las consecuencias. Y una de ellas es que no puedo hacer aquello que no siento.

Ilustración de Francesc Capdevila

Han sido varias tus incursiones con la música: la realización del videoclip Y además es imposible de Los Planetas, el diseño de libros o portadas de discos para Neotokyo o Pascal Comelade.
En todos los casos soy fan de la música que hacen, conozco a los artistas y tengo sintonía personal con ellos, y siempre tengo vía libre para hacer lo que crea. Son encargos asumidos como obra personal. A partir de ahí yo hago mi destilado visual y personal de sus sonidos. El clip de Los Planetas me permitió hacer una historia de (des)amor en animación, cosa que siempre había deseado. La gráfica para Neotokyo me permite soltar mi lado más caótico, gamberro y psicodélico, mientras los dibujos para Pascal Comelade remiten a mi mundo más íntimo y onírico.

Otro proyecto singular fue el cómic basado en la canción de Radio Futura, El Canto del Gallo con guión de Santiago Auserón.
El encargo original era convertir la letra de la canción en una historieta. Pero emprendí un intercambio de ideas muy fructífero con la banda, y Santiago aceptó escribir los diálogos a partir de un pre-guión mío. Me esforcé en transmitir visualmente el ritmo de la canción, tanto a través del tempo de las secuencias como del uso del color. Luego, la banda incorporó los nuevos textos del cómic como ‘rapeado’ en las interpretaciones en directo del tema. Fue una experiencia fantástica.

¿Echas de menos revistas de cómic como El Víbora?
Sí, las revistas son un laboratorio de ideas fantástico. Marcan ideas y abren camino a las vanguardias. Permiten a los autores crecer y aprender confrontando su trabajo con el de los demás. Las revistas deberían volver.

¿En qué medida crees que Internet puede ayudar al cómic?
La red es ideal para que circulen las ideas y contacten las gentes, y eso es básico. Pero la pantalla no es el soporte ideal para leer un cómic.

Comic de Francesc Capdevila. Max Comic de Francesc Capdevila. Max

¿Cuáles eran los cómics favoritos de Max de pequeño?
Pulgarcito, TBO y Tintín.

¿Te consideras un dibujante vanguardista?
No, simplemente un pelín raro. No, no soy vanguardista, hago mis pequeños experimentos, eso es todo. Max tiene algo de surrealista o de ‘hippie’. Algo de todo esto y algo también de lo contrario (¿hiperrealista y punk?)

¿Cuál es la filosofía Max? Mi filosofía no es más que un caos interior que quizá se parece al “Todo fluye, nada permanece” de los presocráticos. A mis personajes les busco otras, no quiero que se me parezcan.

El disco libro El Piano Rojo (Discmedi), de Pascal Comelade con un cómic de Max ya está a la venta.

Txt: Andrés Castaño

Max: dibujar en Papel Pautado