Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

 
Amor y guerra
 
Por Israel Paredes
 
El siempre imprevisible director croata Dalibor Matanic realiza con Bajo el sol la que es posiblemente su mejor película hasta la fecha. En ella, plantea tres historias de amor desarrolladas en tres años diferentes, 1991, 2001 y 2011, entre una mujer serbia y un hombre croata, interpretados por los mismos actores. A partir de lo íntimo, Matanic ofrece una visión del conflicto de los Balcanes en los albores de la guerra, en el inicio de la reedificación y, finalmente, en la occidentalización de la zona, con un inteligente tratamiento visual para cada parte y con una dureza que sabe mezclar a la perfección con una mirada profundamente humanista.
 
Bajo el sol. Dir: Dalibor Matanic. Reparto: Tihana Lazovic, Goran Markovic, Nives Ivankovic. Drama. Estreno: 12 de mayo.

Una historia de amor y guerra