Advertisement

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

El mundo onírico y enigmático del taiwanés Page Tsou muestra escenas de fantasía con influencias del manga, el arte urbano o la pintura tradicional oriental. En el Museo ABC hasta el 15 de octubre

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

<
>

 
Pinkoco
Beauty & lifestyle
 
Por Inma Flor
 
Un mood tropical acompaña siempre a Pinkoco, una marca joven, fresca y elegante que exuda vegetación, flamencos, colores claros y materiales 'naturales' (madera, cerámica hecha a mano...) en productos de ámbitos tan diversos como la moda, la cosmética o la decoración. 
 
La céntrica calle Piamonte acoge su propio espacio de venta, un exótico universo donde encontrar objetos diseñados por la marca, pero también por otros diseñadores con los que colaboran como Karen Hallam, Patricia Nicolás y Andrea Zarraluqui. Y si, tras la necesaria visita, te quedas con ganas de más, pásate por Pinkoco Bar. Muy cerquita, en la calle Santo Tomé, y con menos de un año de vida, te espera un bosque de plantas tropicales con una atmósfera de lo más estival. Un lugar de encuentro distinto a otros bares de la escena madrileña que te traslada al espíritu de lugares tan icónicos como Ibiza, Bali, Cuba, Maldivas… Tal y como nos cuenta Piero Furia (Verona, 1983), la cara visible tras Pinkoco, 'uno se siente transportado lejos de la ciudad y perdido en una isla, donde tomar un Aperol Spritz entre la despreocupación y la buena compañía.
 
¿Quién es Piero Furia? Mi familia lleva más de 40 años trabajando en el mundo de la cosmética. Tenemos un laboratorio, en Valpolicella, donde producimos cosmética biológica para terceros. Cuando vivía allí, me ocupaba de todo lo relacionado con el marketing, pero también de asesorar a nuestros clientes sobre los productos del momento, etc. De hecho, todos mis estudios, desde primaria, han estado relacionados con la química y la biología. Llegué a Madrid en 2010. Había ganado un concurso de la Unión Europea para Jóvenes emprendedores y empecé a trabajar en una agencia de comunicación. Después de este periodo de apenas tres meses, decidí crear mi propia línea cosmética, Pinkoco.
 
¿Porqué ese nombre? El nombre de la marca viene de 'Coco', el mayor de mis tres perros teckel, compañero e imagen. 'Pink' responde a que el logo sobre nuestro packaging es de color rosa. Se trata de una línea cosmética corporal (geles de ducha, cremas corporales, sales de baño y exfoliantes). Todo 100% natural y biologico. Hice mi primera venta en 2011. A partir de ahí, hice otras donde cada vez iba añadiendo más productos. Al principio estaba todo relacionado con el baño (velas, corales, toallas, jabones, bandejas, etc.) y, poco a poco, he ido añadiendo otros productos, como los bolsos hechos a mano y producidos en España. 
 
Pinkoco, ¿solo se puede conseguir en vuestra tienda? Sí, y en nuestra web. Pero también tenemos un punto de venta en la Bodega Marqués de Riscal, en la Rioja. No queremos vender a otras tiendas, nos gusta mantener íntegra nuestra filosofía artesanal. 
 
¿Alguna novedad para este verano? Hemos sacado una llínea solar 'oxygenante' a base de ácido hialurónico. 
 
Proponnos un plan al fresco. En cuanto puedo, me escapo de Madrid y voy a Pedraza. En Madrid siempre es una buena opción la piscina del hotel Emperador o la terraza del hotel 'Vincci The Mint', sobre todo, por la tarde-noche. 
 
Pinkoco. Piamonte, 22. Pinkoco Bar: Santo Tomé, 8 

Pinkcoco. Naturaleza y flamencos