Tiffany. Un soñador en Broadway

Por Esther Ordax

Detrás del resplandor de Tiffany & Co existe un hombre, un visionario que firmó el nacimiento de la riqueza estadounidense a través de una historia de emprendimiento, riesgo y dedicación incondicional a la artesanía y a la calidad, marcando un antes y un después en la vida de esta ciudad con un punto físico de partida, el 259 de la calle Broadway: Charles Lewis Tiffany (1812-1902).
 
Nacido en Killingly, Connecticut, hijo de un próspero fabricante textil, este comerciante visionario tenía 25 años cuando él y John B. Young, con mil dólares prestados por el padre de Tiffany, abrieron una tienda de artículos de papelería y regalos 'raros y exóticos' en la calle Broadway de Nueva York.  
 
'Good design is good business' era una de las máximas de Charles Tiffany, a la que poco después se sumaría otra 'a fuerza de la publicidad' como motor vital para impulsar su negocio
Con la caída del régimen de Luis Felipe en 1840, Charles encontró una oportunidad de oro y su primer 'coup de force' cuando los aristócratas franceses, que huían de los disturbios políticos, 'mataban' por intercambiar sus diamantes por dinero en efectivo.
 
Así compró su primer alijo de piedras preciosas, las primeras que hicieron su aparición en Estados Unidos. La prensa tomó buena nota de ello y le bautizó como 'El rey de los diamantes', subiendo al primer e indiscutible puesto del podium de los grandes joyeros de América. En 1858, con la colocación del cable telegráfico del Atlántico, Tiffany planeó un segundo golpe publicitario. Compró 20 millas de cable adicional, los cortó en trozos de cuatro pulgadas, terminándolos en latón y convirtiéndolos en auténticos objetos de deseo, por el que las multitudes se agolparían en su tienda reclamando un 'pedazo de historia' en forma de pisapapeles, bastones, mangos de paragüas o en coronas de reloj. 

 

Premios europeos, una segunda tienda en Union Square y la introducción de las piedras preciosas de colores en la alta joyería fueron algunos de los logros, hechos y descubrimientos que se sucedieron entre un largo etcétera en la vida de este soñador, que en 2016 celebra el 130 aniversario de su mundialmente famoso invento, el Tiffany® Setting, el anillo de compromiso tal y lo conocemos hoy en día. Una larga historia, que aún está por contar.  

Tiffany. Un soñador en Broadway